#titanic Política de Cookies


Sacan a subasta imagen inédita del iceberg 'culpable' del hundimiento del Titanic

El descubrimiento de una fotografía y un mensaje de un testigo del trágico naufragio del Titanic, ha sido hecho público recientemente. Ambos documentos históricos han sido puestos en venta

 

Bookmark and Share

Redacción Barcelona
redaccion@elperiodicolatino.com.es


No es la única supuesta imagen del famoso iceberg. En 2012 salió a subasta una instantánea en blanco y negro tomada el 16 de abril de 1912 por una pasajera del RMS Carpathia, el barco que rescató a 705 supervivientes del Titanic. Mabel Fenwick captó varias imágenes del naufragio y en una se aprecia la silueta de un escalofriante objeto blanco en el horizonte.


Barcelona .- La tragedia ocurrió el 14 de abril de 1912, aunque todavía no acaban los enigmas acerca del célebre transatlántico. Un buque alemán pasó por el lugar de los trágicos acontecimientos la mañana siguiente y el mayordomo, M. Linoenewald, sacó una fotografía de un iceberg, acompañándola con un mensaje. Según el escrito, en la superficie del témpano había huellas "claramente visibles" de pintura roja, supuestamente producidas por el "roce de un buque".

La empresa White Star Line, compañía propietaria del Titanic, ha hecho pública esa imagen junto con el citado documento y los ha sacado a subasta, la cual tendrá lugar el próximo 24 de octubre. Según las estimaciones, el precio de los objetos varía entre los 13.000 y 21.250 euros.

Anteriormente, salieron a luz otras fotos con témpanos de hielo que se creían, eran verdaderas, sin embargo muchos expertos coinciden en que esta última imagen tomada por Linoenewald, "sí es real", informa el diario 'Daily Mail'.

En la imagen, en blanco y negro, no se aprecia esa «pintura roja» que «era claramente visible» y tenía «la apariencia de haber sido hecha por el raspado de una embarcación en el iceberg», según el documento que firmó el comandante del Prinz Adalbert y otros tres miembros de la tripulación. ¿Era el iceberg que chocó contra el Titanic?

No se ha podido comprobar, pero auténtica o no, la fotografía fue vendida el pasado 24 de octubre por la casa de subastas británica Henry Aldridge & Sonpor 32.156 dólares (casi 30.000 euros).

La imagen fue adquirida poco después del hundimiento del Titanic por los abogados de la White Star Line, propietaria del buque, y durante casi 90 años estuvo colgada en una pared de la compañía hasta que ésta cerró en 2002.

No es la única supuesta imagen del famoso iceberg. En 2012 salió a subasta una instantánea en blanco y negro tomada el 16 de abril de 1912 por una pasajera del RMS Carpathia, el barco que rescató a 705 supervivientes del Titanic. Mabel Fenwick captó varias imágenes del naufragio y en una se aprecia la silueta de un escalofriante objeto blanco en el horizonte.

Aquel mismo año se subastó otra imagen, tomada por W. F. Wood, capitán del «Etonian», dos días antes de que el buque supuestamente insumergible se hundiera en su viaje inaugural desde Southampton (Inglaterra) a Nueva York tras chocar con iceberg la noche del 14 de abril de 1912. Se hundió en menos de tres horas, llevándose consigo 1.500 vidas.

Aquella noche, Esther Hart, una de las supervivientes de la tragedia, escribió una carta a su madre que nunca envió. La misiva fue vendida por Henry Aldridge & Son en 2014 por un precio récord de 144.000 euros.

La imagen fue adquirida poco después del hundimiento del Titanic por los abogados de la White Star Line, propietaria del buque, y durante casi 90 años estuvo colgada en una pared de la compañía hasta que ésta cerró en 2002.

Pero era claro que los oficiales tampoco tenían la experiencia suficiente para tratar con icebergs y se contentaron con la información proveniente de la cofa del vigía. De todos modos, el vigía ni siquiera contaba con binoculares, que ya se habían extraviado en Southampton.

A las 23:40 hs. los dos vigías asustaron a los oficiales con el alarmante mensaje: “¡Iceberg a la derecha!” El Primer Oficial Murdoch tuvo menos de un minuto para reaccionar. Decidió detener inmediatamente el buque y retroceder a toda marcha. De esta forma, se prevenía una colisión frontal.

Pero como no fue posible detener completamente el barco, la proa colisionó con el iceberg. Más tarde, Murdoch, que no sobrevivió a la tragedia, fue severamente criticado por su decisión. De acuerdo con los analistas hubiera sido mejor gobernar el buque directamente contra el iceberg. A pesar de que se hubiera dañado la proa, probablemente el Titanic no se hubiera hundido.

Luego del choque, en un primer momento pareció desde el puente que este no había tenido consecuencias. Unos pocos pasajeros que todavía estaban despiertos apenas se dieron cuenta de nada. Pero cuando oyeron que el buque “apenas” había rozado un iceberg volvieron a sus cabinas y salones.

Pero como no fue posible detener completamente el barco, la proa colisionó con el iceberg. Más tarde, Murdoch, que no sobrevivió a la tragedia, fue severamente criticado por su decisión. De acuerdo con los analistas hubiera sido mejor gobernar el buque directamente contra el iceberg. A pesar de que se hubiera dañado la proa, probablemente el Titanic no se hubiera hundido.

Debajo, en las entrañas del buque, los efectos del choque con el iceberg eran más evidentes. Los caldereros e ingenieros escucharon un fuerte ruido y vieron el agua entrar a raudales. Se dio inmediatamente la orden de sellar las escotillas para cortar la circulación de aire a los hornos.

Pero veinte minutos después de la colisión, cuando el Capitán Smith y el constructor en jefe investigaron la situación debajo de cubierta, la sala de correo ya estaba inundada. El casco del buque estaba dividido en 15 compartimientos herméticos, si sólo cuatro de estos se hubiera inundado, el barco hubiera podido mantenerse a flote, pero fueron cinco los compartimientos afectados.

Y cómo pronto estarían llenos de agua, que luego inundaría los demás compartimientos, el destino del Titanic era hundirse. El constructor estimó que quedaba máximo una hora para evacuar el barco. El Capitán Smith no perdió el tiempo. Sabía que al menos 1000 personas deberían permanecer a bordo, ya que no había botes salvavidas para todos. Cerca de las 00:15 hs. dio la orden de descubrir los botes salvavidas y envió un SOS. Esta señal había sido introducida poco tiempo antes, y el Titanic era uno de los primeros barcos en utilizarla.

Cuando se lanzaron las bengalas de auxilio, hasta el último de los pasajeros debe haberse dado cuenta de que algo terrible había sucedido. Muchos habían seguido ya las instrucciones y se encontraban en la cubierta del barco, con los chalecos salvavidas puestos.

El acceso a los botes salvavidas siguió una regla simple: mujeres y niños primero, sin sus posesiones. A babor el Oficial Segundo Lightoller supervisaba el embarque en los botes salvavidas; a estribor lo hacía el Primer Oficial Murdoch.

Alrededor de las 00:25 hs. salió el primer bote, a pesar de que solo llevaba 28 pasajeros de primera clase, cuando 65 lugares estaban disponibles. Mientras Lightoller tenía que insistir en dejar sólo a las mujeres acceder a los botes, Murdoch tenía dificultades en convencer a la gente de subirse a ellos.

Al principio, muchos todavía creían que el Titanic era más seguro que los botes salvavidas. Unas pocas mujeres de edad madura tuvieron que ser introducidas a la fuerza. Mientras tanto en la cubierta se sucedían dramáticas escenas. Ida Straus, la esposa del millonario, no quería separarse de su esposo. Otros hombres se despedían valientemente de sus familias.

Los pasajeros de tercera clase habían sido los últimos en enterarse del accidente. Algunos sólo se enteraron cuando sus cabinas ya estaban inundadas. Pronto el caos se hizo total.

En una hora, 25.000 toneladas de agua se habían abierto camino dentro del barco. Cerca de la 01:00 hs. la proa del buque estaba bajo agua. La banda de música trataba todavía de mantener la moral de los condenados a muerte tocando animados ragtimes. Algunos pasajeros parecían ignorar lo que sucedía.

En el salón de fumar de primera clase, los hombres jugaban tranquilamente a las cartas. El heredero de Guggenheim insistió en vestirse con sus mejores ropas de gala, diciendo que al menos quería “morir como un caballero”. A la 01:30 hs. cuando la proa ya estaba hundida en el agua, la gente apenas podía permanecer parada en la inclinada cubierta, unos pocos pasajeros trataron de saltar a los botes casi llenos, y sólo pudieron ser detenidos con disparos de advertencia.

Cerca de la 01:55 hs. incluso el hombre más rico a bordo, John Jacob Astor, tuvo que aceptar que su dinero ya no le servía de nada. Llevó a su esposa embarazada a un bote salvavidas, y pidió ser autorizado a subirse. El Oficial Lightoller permaneció inflexible: sólo mujeres y niños. Finalmente el bote partió, con sólo dos tercios de su capacidad completa.

De acuerdo con los sobrevivientes, una vez que los botes hubieron partido, una extraña calma invadió las cubiertas. A las 02:15 hs. el agua había alcanzado el nivel de la primera chimenea. Luego siguieron ruidos sordos, crujidos y bramidos, La iluminación del buque parpadeó y finalmente se apagó.

La popa se inclinó hasta un ángulo de 45 grados. Se había alcanzado un punto crítico entre la tercera y cuarta chimenea, y el buque se partió en dos bajo su enorme peso. La parte más grande se alzó hasta los 75 metros y luego el buque considerado insumergible se hundió, empezando por la proa.

A pesar de que teóricamente había todavía cientos de lugares vacantes en los botes salvavidas, los pasajeros remaron alejándose de aquellos que clamaban por ayuda desde el agua, por miedo a que el bote zozobrara si demasiada gente se subía. Sólo el bote número cuatro recogió a cinco personas del agua, dos de las cuales murieron a bordo.

En este punto, los propios botes salvavidas no estaban fuera de peligro. Algunas personas estaban heridas, mientras que otras sufrían el frío con vestimenta inapropiada. ¿Cuándo llegaría ayuda? ¿Quién rescataría a las víctimas del naufragio?

El buque más cercano al Titanic era del vapor Carpathia de Cunard, que había partido de Nueva York con destino Gibraltar el 11 de abril de 1912. Había cambiado su curso inmediatamente después de recibir la primera llamada de auxilio y se dirigía a la escena del accidente.

Le llevó cuatro horas llegar, a pesar de que el capitán había dado la orden de hacerlo a toda marcha. Afortunadamente el Carpathia, que generalmente estaba lleno de emigrantes, no llevaba su carga completa y le fue posible embarcar a todos los sobrevivientes del Titanic. Entre las 4:14 y las 8:30 hs., 315 mujeres, 52 niños y 126 hombres fueron registrados como pasajeros, y 210 miembros de la tripulación fueron admitidos a bordo.

 

comments powered by Disqus

 

 

 

 

 


Somos un grupo de noticias fundado en 2006 que informa a la comunidad latina en España y Europa, producimos contenidos para todos nuestros medios. Oficinas en Barcelona c/Nou de Sant Francesc 15 - 08002, Barcelona,España. Teléfonos:(0034) 657897268,(0034)722778085,Fax (0034) 933179866 - grupo@elperiodicolatino.com.es

Nota legal: Todas las opiniones expresadas en los artículos y videos del Grupo El Periódico Latino pertenecen única y exclusivamente a los entrevistados y no reflejan en ningún momento la opinión de este periódico, ni del Grupo El Periódico Latino

© Copyright 2006-2015 - Clasificados Latinos - Editado y publicado por la Asociación El Periódico Latino de España CIF:G65214066 Adscrita a la Federación Latina de Medios de Comunicación de España.



© Copyright 2006-2015

webmaster@titanic.org.es