#titanic Política de Cookies


Construcción de El Titanic y la feroz competencia de las navieras

Existe cierta ironía en torno al hecho de que estos dos feroces competidores, White Star y Cunard, terminaran fusionándose para formar una sola compañía durante la gran crisis económica de la década de los 30

 

Bookmark and Share

Redacción Barcelona
redaccion@elperiodicolatino.com.es


A principios de 1900, existía una feroz competencia entre las navieras transatlánticas por llevarse el lucrativo negocio del transporte de pasajeros. Los dos grandes actores eran las compañías con sede en Liverpool White Star Line Cunard.


Barcelona .- A principios de 1900, existía una feroz competencia entre las navieras transatlánticas por llevarse el lucrativo negocio del transporte de pasajeros. Los dos grandes actores eran las compañías con sede en Liverpool White Star Line Cunard. Cunard ya había puesto el listón muy alto en términos de velocidad con buques transatlánticos como Mauretania y Lusitania.

Estaban estableciendo récords de velocidad para la travesía de Southampton a Nueva York. White Star decidió contraatacar, no en términos de velocidad, sino construyendo buques con los mayores niveles de lujo y más grandes que cualquier nave que surcara los mares.

De esta forma, podían contar con más pasajeros por viaje y podían cargar un mayor precio para las grandes suites diseñadas para alojar a familias y personal.

Existe cierta ironía en torno al hecho de que estos dos feroces competidores, White Star y Cunard, terminaran fusionándose para formar una sola compañía durante la gran crisis económica de la década de los 30. La ruta transatlántica era muy lucrativa, así que para White Star era muy importante quedarse con la mejor parte del negocio.

La revolución industrial victoriana conllevó una mayor demanda de modernización. Todo tenía ser más grande, más rápido, más eficiente y mejor para competir en este nuevo mundo capitalista. A principios de la década de 1900, había avidez de innovación y de nuevos inventos.


 
Las innovaciones técnicas de la época en términos de diseño de motores, visión y técnica de construcción se traducían en la capacidad de poder dar grandes pasos hacia el futuro dejando atrás las viejas naves de madera y hierro que habían transportado pasajeros previamente.

La revolución industrial victoriana conllevó una mayor demanda de modernización. Todo tenía ser más grande, más rápido, más eficiente y mejor para competir en este nuevo mundo capitalista. A principios de la década de 1900, había avidez de innovación y de nuevos inventos.

En un acusado contraste con el barco que estaban construyendo, muchos de los trabajadores del Titanic vivían en hogares que contaban solo con las comodidades básicas. Mientras que el Titanic empleaba electricidad para todo, desde las luces hasta los ascensores, los trabajadores encendían sus propias cocinas con luz de velas y, más tarde, con gas ciudad. El Olympic y el Titanic nacieron de esta visión de progreso e innovación.

 

comments powered by Disqus

 

 

 

 

 


Somos un grupo de noticias fundado en 2006 que informa a la comunidad latina en España y Europa, producimos contenidos para todos nuestros medios. Oficinas en Barcelona c/Nou de Sant Francesc 15 - 08002, Barcelona,España. Teléfonos:(0034) 657897268,(0034)722778085,Fax (0034) 933179866 - grupo@elperiodicolatino.com.es

Nota legal: Todas las opiniones expresadas en los artículos y videos del Grupo El Periódico Latino pertenecen única y exclusivamente a los entrevistados y no reflejan en ningún momento la opinión de este periódico, ni del Grupo El Periódico Latino

© Copyright 2006-2015 - Clasificados Latinos - Editado y publicado por la Asociación El Periódico Latino de España CIF:G65214066 Adscrita a la Federación Latina de Medios de Comunicación de España.



© Copyright 2006-2015

webmaster@titanic.org.es